Historia

Reseña Histórica sobre la producción de la cerámica

Prehistoria

La producción de cerámica en Talavera de la Reina se remonta a tiempos prehistóricos. Los primeros testimonios de cerámica documentada en nuestra ciudad son de época Neolítica, recientemente localizados en el entorno de la iglesia de El Salvador. De igual modo, fragmentos cerámicos asociados al Calcolítico y a la Edad del Bronce han sido registrados en entornos cercanos a los Jardines del Prado, Entretorres o Palomarejos. Esta serie de evidencias ponen de manifiesto la ocupación, por parte de comunidades humanas, del espacio que actualmente ocupa la ciudad durante la Prehistoria Reciente.

Antigüedad y Antigüedad Tardía

Horno Romano hallado en el antiguo Huerto de los Leones. Autor: A. Moraleda.

Sin embargo, no será hasta la antigüedad cuando tengamos los primeros restos asociados a la producción de cerámica en la ciudad. Nos referimos a varios hornos hispanorromanos localizados en diferentes ubicaciones que refleja la importancia de la cerámica en la antigua Caesarobriga (Talavera de la Reina durante la antigüedad). Asociado a este periodo es reseñable la figura de Calvinus, el primer artesano asentado en nuestra ciudad y de quien conservamos un sello de su taller.

Sello de Calvinus y fragmento de molde de sigilata. Autor: A. Moraleda y S. de la Llave

El Medievo

A partir de diferentes evidencias arqueológicas sabemos que a lo largo de la Edad Media se realizaron producciones cerámicas de diferente tipología, ya sea bizcochada como vidriada. La existencia de cerámica califal, andalusí y mudéjar pone de manifiesto que en la ciudad se llegó a producir cierto volumen destinado al consumo local y comarcal. Durante el siglo XII tenemos constancia de los alfareros Farach Ben Sidani y Ayub Ben Jalaf. A partir del siglo XIII serán comunes las producciones de tradición mudéjar, cuya influencia pervivirá en algunos rasgos de la cerámica talaverana hasta el siglo XVI.

Cuenco decorado con cuerda seca parcial hallado en Entretorres. Autor: A. Moraleda y S. de la Llave.

Siglos XVI-XVII

Por diferentes testimonios históricos, sabemos que durante la primera mitad del siglo XVI debió existir una infraestructura y producción de cierta relevancia. Este hecho se pone de manifiesto en las ordenanzas y acuerdo municipales de la época. La disponibilidad de materias primas, infraestructura, mano de obra y buenas comunicaciones, debieron ser factores determinantes para que, en 1565, Ian Floris, también conocido como Juan Flores, se asentara en Talavera para fabricar la azulejería del Real Monasterio de El Escorial. El encargo real trajo consigo la moda de emplear cerámica de Talavera. Gracias a la proximidad de la Corte, la producción de la cerámica experimentó un gran desarrollo; tanto la producción de vajilla de mesa como la de azulejos. Numerosos monasterios y nobles eligieron la cerámica de Talavera para decorar sus edificios y formar parte de sus vajillas. Estos encargos influirán en las producciones seriadas e hicieron que entre los siglos XVI-XVIII se fueran reflejando en las “talaveras” todos los cambios y modas.

Entre fines del siglo XVI y principios del XVII la crisis económica española, acompañada de la falta de metal, condujo a la administración del rey Felipe III a promulgar en 1601 la conocida Pragmática contra el lujo. En ella, el Duque de Lerma ordena inventariar todo el metal noble en manos privadas con el fin de convertirlo en moneda. Se pretendía que las piezas de plata, que se empleaban hasta entonces como vajilla de lujo, fueran sustituidas por las de cerámica, lo que supuso un buen espaldarazo a los talleres talaveranos.

Siglo XVIII

A partir del siglo XVIII, la producción de cerámica comenzará a experimentar su decadencia. En 1727, el Conde de Aranda fundó la Real Fábrica de Loza Fina y porcelana de Alcora (Castellón), lo que provocó que la porcelana fuese más demandada. Este hecho, unido a exenciones fiscales y privilegios, supuso una competencia imposible de superar para los talleres de Talavera pese a sus intentos por imitarla. A ello, se sumó el abandono de un importante número de artesanos, ya que a partir de 1748, se fueron incorporando a trabajar en la Real Fábrica de Sedas instalada en la ciudad. Por otra, la fundación en 1727, por parte del Conde de Aranda, de la Real Fábrica de loza fina y porcelana de Alcora.

Siglo XIX

Horno Tejar de la Isla de los Molinos. Autor: S. de la Llave
Horno Tejar de la Isla de los Molinos. Autor: S. de la Llave

Los efectos de la Guerra de la Independencia llevaron consigo grandes estragos sobre la ciudad, lo que acabó por hundir la escasa infraestructura productiva cerámica. El siglo XIX estuvo marcado por la escasez de recursos humanos con experiencia como alfareros, horneros, torneros y pintores se convirtió en uno de los principales problemas para reanudar las producciones.

 En 1849, Juan Niveiro pondrá en marcha el alfar de El Carmen con personal valenciano, planteamiento que copiará Gabriel Herranz y Martín, esposo de Romualda Martínez Rodríguez, quien también en 1860 marchó a Manises y Valencia a buscar oficiales para el alfar de La Menora, en un momento en que sobraba mano de obra levantina debido al cierre de numerosos alfares.

Siglo XX

A comienzos del siglo XX, el “revival” de la cerámica en Talavera de la Reina se produce con motivo de la confluencia de Juan Falcó, Francisco Alcántara, Enrique Guijo, Platón Páramo y Juan Ruiz de Luna. Todos ellos interesados en recuperar el esplendor que tuvo la cerámica siglos pasados. En un comienzo, también participó Emilio Niveiro, en cuyo alfar se hicieron las pruebas, pero finalmente se negó a poner en marcha la iniciativa. De este modo, se formará la sociedad Ruiz de Luna, Guijo y Compañía, cual pondrá en marcha el Alfar Nuestra Señora del Prado.

Debido al auge de la cerámica comenzaron a montarse nuevas fábricas, algunas con personal procedente de los talleres de Ruiz de Luna como el alfar de Julián Montemayor, llamado «San Antonio» (1914-1925) (1927-1941).

Tras la creación y cierre de Cerámicas Ruiz de Luna S. L. (1942-1961) comenzará una nueva etapa en la cerámica de Talavera, ya que las personas que trabajaban en este alfar pasaron a prestar sus servicios en El Carmen y La Purísima y después montaron sus propios talleres aprovechando el boom del turismo: Durán (inicios de los 60), Artesanía Talaverana (1966), Mave (1969), La Talabricense (1972), entre otros. De este modo, pintores como Bodas, Espínola, Montoya, Durán, Mauri o Adeva pasarán a trabajar o a fundar nuevos talleres que, a su vez, formarán a nuevos ceramistas.

Siglo XXI

En la actualidad, una parte importante de los talleres en activo son herederos de los ya mencionados. Por su parte, bajo la formación de la Escuela de Arte de Talavera han surgido otros nuevos. Ambos, trabajan en la pervivencia y adaptación de los procesos artesanales a la demanda de los tiempos. En 2015 la cerámica de Talavera fue declarada por el gobierno de Castilla-La Mancha como Bien de Interés Cultural Inmaterial y en diciembre de 2019 la UNESCO integró los Procesos artesanales para la elaboración de la Talavera de Puebla y Tlaxcala (Méjico) y de la cerámica de Talavera de la Reina y El Puente del Arzobispo (España)en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Por ello, se está trabajando de forma transversal en conservar mencionados procesos y fomentar el relevo generacional.

Patrimonio

Inmaterial Cerámica

CUESTIONARIO

POBLACIÓN GENERAL
DE TALAVERA DE LA REINA

“LA VIDA SOCIAL DE LA CERÁMICA DE TALAVERA EN 2021”

Consentimiento


Datos Sociodemográficos


Usos y prácticas cotidianas vinculadas a la cerámica


Imaginarios, sentidos y emociones de la cerámica talaverana


Presencia y Visibilidad de la cerámica en la ciudad


Valoración realidad cerámica: presencia, visibilidad, valoración econónica


Acciones individuales e institucionales para evitar su desaparición


CUESTIONARIO

ARTESANOS Y PROFESIONALES
DE LA CERÁMICA DE TALAVERA DE LA REINA

“LA VIDA SOCIAL DE LA CERÁMICA DE TALAVERA EN 2021”

Consentimiento


Datos Sociodemográficos


Perfil Artesano/Profesional de la cerámica de Talavera


Su Oficio en el pasado y en el presente


Presencia y Visibilidad de la cerámica en la ciudad


Situación, problemática y perspectivas de futuro


Relevo generacional


Acciones directamente relaccionadas con el mantenimiento de los procesos y profesionales de la cerámica de Talavera